La alcachofa es uno de los alimentos más saludables por su capacidad antioxidante, su poder depurativo y diurético. Numerosos estudios han confirmado con el paso del tiempo las innumerables propiedades de la alcachofa, entre ellas, sus cualidades medicinales para prevenir algunas enfermedades y su enorme poder digestivo.

Existen referencias de su uso y consumo como alimento y como remedio de salud en muchos pueblos clásicos, incluso desde los egipcios. De ahí que muchos médicos y nutricionistas recomiendan integrar a la dieta este vegetal.

Y es que, la alcachofa se caracteriza por estar formada en su mayoría por agua (80%-90%), seguida de hidratos de carbono, siendo este el nutriente más abundante, en forma de inulina y fibra.

Es fuente de las vitaminas B1, B3y E. La B1 influye en el aprovechamiento de los hidratos de carbono, grasas y proteínas y en el equilibrio del sistema nervioso.

propiedades

 

Por ello, diversas investigaciones relacionan esta hortaliza con numerosas funciones diferentes.

  • Ayuda a prevenir el colesterol por sus propiedades antioxidantes.

 

  • Favorece la eliminación de la bilis.

 

  • Protege el hígado.

 

  • Laxante suave

 

  • Regula el tránsito intestinal.

 

  • Es antiflatulenta.

 

  • Mejora la digestión de las grasas.

 

  • Ayuda a eliminar líquidos, por lo que es recomendable para las personas que padecen enfermedades circulatorias y artritis.

 

Además de estos efectos beneficiosos para la salud, estudios reflejan que la alcachofa ayuda a evitar la ateroesclerosis y las posibles enfermedades coronarias.

Asimismo, contiene Inulina que ayuda mantener estables los niveles de glucosa en sangre por lo que es recomendable para diabéticos. Además, es una verdura ideal para perder peso y eliminar grasas.